Toda empresa con su página, y toda página posicionada.

¿Por qué todas las empresas deberían tener su propia página web?


Hace varios años, cuando internet empezaba a dar sus primeros pasos, sólo las empresas más importantes tenían su página web. Estamos hablando de esos años a caballo entre el siglo XX y el XXI. Es más, realmente no se le veía una función comercial clara a la existencia de una página web. Eran también los años de las webs 1.0, totalmente estáticas, con nula interacción con los usuarios. Además estos usuarios todavía no eran demasiados. Así que los posibles beneficios económicos de tener una página web quedaban relegados a una mera presencia o notoriedad social.

Pero ya no estamos en esos primeros años del siglo XXI, el número de internautas de uso diario ha aumentado de manera significativa, y la incidencia de internet y las redes sociales es cada vez mayor. 

Sin temor a equivocarnos, podemos decir que hoy en día, una empresa que no tiene una página web, no existe, además de estar cometiendo un error estratégico gravísimo.