Las empresas unicornio




Hace no tantos años se hablaba de las empresas gacela. Este término de empresa gacela terminó por ser superado/asimilado por el término start up, aunque no son exactamente lo mismo.
Una empresa gacela es aquella que crece rápidamente incluso en tiempos de crisis. Así, para ser considerada como una empresa gacela se ha de crecer alrededor de un 20-25% anualmente.
Mientras que una empresa start up se define como una empresa inicial, empresa de arranque o empresa emergente.
Así pues la secuencia sería, más o menos, la siguiente: Start Up -> Empresa Gacela.

Un nuevo término, empresas unicornio


Y así llegamos a los últimos tiempos, a los años 2015, 2016 y 2017, sobre todo estos dos últimos, en donde se están obvservando una serie de empresas que reúnen una serie de puntos comunes. Estas empresas han sido llamadas empresas unicornio.

Se ha llamado empresas unicornio a un tipo de empresas muy especial, aquellas que valen más de un billón de dólares americanos (ojo, billones americanos, es decir, mil millones en "contabilidad" europea) y que no están cotizadas en bolsa.

Esto es algo realmente novedoso, prácticamente nunca antes en la historia se había dado este hecho, que empresas que no estaban cotizadas y que realmente tenían pocos años de vida tuvieran un valor de mercado tan exageradamente alto.

Infografía ¿qué son las empresas unicornio?

Empresas unicornio

Infografía ¿quienes son las empresas unicornio?

quienes son las empresas unicornio

Fuente las infografías: Mdirector.com

Como vemos entre la lista de empresas unicornio tenemos algunas empresas muy conocidas, como la mundialmente conocida Uber u otras también bastante conocidas como Dropbox, Snapchat o AirBnB.

No deja de ser importante que empresas de este tipo y con este ciclo de vida tan corto tenga una valoración de mercado tan alta. Sin embargo, sí habría que comentar algunas cosas respecto a las valoraciones de empresas de reciente creación y que no cotizan en mercados financieros.

Comentarios respecto a las empresas unicornio


Partiendo de que no es fácil llegar a valer los 65.000 millones de dólares que vale Uber, y que probablemente sea una empresa con un gran porvenir, siempre conviene mirar las cosas con perspectivas.

De entrada, los que ya tenemos unos años nos acordamos perfectamente del crack de las  punto com, a finales del siglo XX y comienzos del XXI.

Eran los tiempos en los que internet se comenzaba a desarrollar cada vez más rápido, y surgieron multitud de empresas que de repente tenían valoraciones altísimas con modelos de negocio, cuando menos, un tanto difusos.

En España fue muy popular el caso de Terra. Terra era un portal de internet que también iba a ofrecer servicios de internet. Era propiedad de Telefónica, y en algún momento llegó a tener más valoración que la propia matriz.

En Estados Unidos hubo muchos casos más. Empresas como Yahoo, Ebay o Altavista tenían valoraciones que superaban la de empresas consolidadas y con altos ingresos recurrentes.

No quiero decir que esto vaya a volver a pasar, pero sí que 1$ de beneficios hoy vale muchísimo más que 2 $ de un posible beneficio dentro de 5 años.

¿Como valorar una empresa no cotizada?


Por otra parte tenemos el problema de valorar una empresa no cotizada. La valoración de un activo siempre es algo muy difícil, pero si al menos tenemos la libre interacción de millones de individuos comprando y vendiendo tenemos un buen punto de partida.

Estas empresas no están cotizadas, y ya de entrada su valoración se hace muy difícil. Pero es que además muchas de estas empresas tienen otro problema añadido.

La mayor parte de su patrimonio son intangibles, una idea, un modelo de negocio, usuario de una app...

Esto hace todavía más difícil valorar una empresa. ¿Cuanto valen los activos de Uber? Es más, ¿qué activos tiene Uber? ¿qué activos tiene Dropbox?

Recordemos casos como los de LinkedIn y Twitter. En los años 2011, 2012 e incluso 2013 los ingresos de LinkedIn crecían a buenos ritmos, en muchas ocasiones por encima del 20 % anual. Esto hacía que su valoración en bolsa también fuera espectacular, con grandes crecimientos.

Sin embargo en 2015 y 2016 han comenzado a aparecer los problemas. El modelo de negocio, que parecía tan sólido, resulta que no lo es tanto. Las perspectivas de ingresos se frenan, y el valor se desploma en bolsa. Y eso que LinkedIn ya cotizaba y tenía un buen crecimiento en los ingresos.

El caso de Twitter es todavía peor. Una empresa que nunca ha tenido beneficios y que sólo se mantiene porque los inversores tienen fe en que podrán sacar beneficios de su marabunta de usuarios, tanto reales como bots.

La creación de dinero


Y tampoco tenemos que olvidar una cuestión, vivimos una época en la que los bancos centrales no dejan de crear dinero de la nada. Este sí que es un hecho sin precedentes en la historia y que irremisiblemente acabará mal.

Esta enorme inflación monetaria afecta a las inversiones. Aunque no lo parezca hay exceso de dinero, y en muchas ocasiones este exceso de dinero se deriva hacia todo tipo de inverisiones, también hacia estas empresas.

Esto ayuda a que veamos valoraciones tan espectacularmente altas. Pero no perdamos la perspectiva, la máquina de crear billetitos no deja de funcionar, 65.000 millones de dólares de hoy estan muy lejos de 65.000 millones de hace una década.


En resumen, está muy bien que haya tal cantidad de empresas con esta valoración. Demuestra que la economía globalizada y el libre comercio son un importante impulso a la economía, crean nuevos puestos de trabajo y mejoran la vida de sus usuarios. Pero nunca hay que olvidarse de los viejos refranes castellanos, no es oro todo lo que reluce ni todo el monte es orégano.



Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario